La publicidad ha muerto

¿En cuantas ocasiones hemos escuchado que la publicidad ha muerto, que aburre, que ya no es lo mismo y que no cala en el espectador?

Desde Efecto queremos salir en defensa de todo ese colectivo de profesionales que se dedican al apasionante mundo de la comunicación. 

En Efecto Comunicación compartimos a menudo nuestras impresiones con otros profesionales del sector. Llegamos a la conclusión que nuestro trabajo tiene un alto grado pedagógico donde siempre tenemos que formar al cliente en los beneficios de la publicidad, sus procesos, los profesionales implicados en una campaña y los gastos derivados de estos. 

Si el trabajo de los profesionales de la publicidad lo comparáramos con el trabajo de un arquitecto vemos que por mucha creatividad y mucho arte que tenga el profesional, si no se dispone de medios o no se dispone de ubicaciones donde mostrar su trabajo difícilmente podrá tener éxito. 

Una agencia de publicidad puede tener una muy buena idea, pero si esa idea no se plasma en una pieza de calidad (una buena foto de estudio, un buen spot, por ejemplo) la idea original pierde fuerza. Si por otro lado, si tenemos una muy buena pieza gráfica o audiovisual pero no se disponen de medios para publicarlo (en prensa, campaña de internet, televisión) difícilmente la campaña llegará al público. 

Y no es la creatividad lo que ha mermado. Afortunadamente tenemos cada vez más profesionales especialistas del sector, con conocimientos para hacer lo impensable y para imaginar lo imaginable. Expertos en marketing y en planificación de medios que puede hacer llegar nuestra comunicación a al segmento escogido. Pero si no existen medios, y no se trabaja con profesionales del sector, difícilmente una campaña llegará al éxito. 

Un ejemplo lo vemos en la campaña de Volkswagen “Como un Golf”. Podemos asegurar que el trabajo desarrollado por la agencia económico no es, como tampoco el trabajo desarrollado por la productora audiovisual y sin comentarios en cuanto a la inversión en la compra de espacios publicitarios en televisión e internet. 


Cierto es que no todas las empresas pueden aspirar en inversiones similares a esta campaña, pero lo que no se puede poner en duda es la capacidad creativa de los profesionales del sector y ver cómo la publicidad puede llegar de una forma creativa calando en el espectador. 

Por nuestra experiencia podemos decir que no toda la creatividad se centra, en el caso de España, en Madrid o Barcelona. Existen grandes creativos publicitarios en el resto de provincias, realizando campañas más humildes, con presupuesto muy ajustados. 

Desde aquí, y como conclusión, queremos decir que las limitaciones en las ideas y creatividades vienen en la mayoría de ocasiones supeditadas por los propios clientes, que no creen en formas más arriesgadas o atrevidas intentando imitar siempre a la publicidad que hace la competencia.